Gran éxito en el taller de Sevilla dedicado a biomasa agrícola y forestal en el marco del proyecto Agriforvalor

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Acercar a los principales actores interesados en la valorización de la biomasa agrícola y forestal en Andalucía para crear lazos de colaboración, era uno de los objetivos del I taller Agriforvalor: “aprovechamiento de residuos y subproductos agrícolas y forestales en Andalucía”, celebrado el pasado 24 de noviembre en Sevilla, en la sede central de la Consejería de Agricultura, Pesca y Medio Rural de la Junta de Andalucía. El éxito de la jornada lo mostraron las más de 100 personas congregadas en el salón de actos donde se puso de relieve el potencial de la biomasa agrícola y forestal en Andalucía y la necesidad de crear de nuevas e innovadoras sinergias para ponerlo en valor. Economía circular, bioeconomía, necesidades y retos fueron los ejes sobre los que giraron las ponencias.

 

El acto de inauguración corrió a cargo del director general de Producción Agrícola y Ganadera de la Consejería de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural, Rafael Olvera, quien destacó que “en un mundo con recursos finitos es primordial alcanzar economías circulares basadas en la reutilización”. Asimismo, Antonio Galán, director gerente de la Agencia de Medio Ambiente y Agua en Andalucía puso en valor las potencialidades de la biomasa forestal en esta región, donde más de la mitad de su superficie corresponde a espacios forestales. Por su parte, el director técnico de la Agencia Andaluza del Conocimiento, señaló la importancia de los proyectos de investigación H2020 en Andalucía y sus oportunidades. Así, recordó que una de estas iniciativas es el proyecto de investigación europeo Agriforvalor, en el que participa un consorcio andaluz de entidades liderado por la Consejería de Economía y Conocimiento -a través de la Agencia Andaluza del Conocimiento (AAC) -, y compuesto por la Asociación de Empresas Forestales y Paisajísticas de Andalucía, la Federación Andaluza de Empresas Cooperativas Agrarias y el Gabinete de Iniciativas Europeas (Giesa).

 

A lo largo de la jornada se expusieron casos prácticos de éxito sobre valorización de la biomasa agrícola y forestal, tanto en España como fuera de ella, y proyectos de investigación que se están desarrollando en estos momentos. Así, se dieron a conocer prácticas y tecnologías ya presentes en el mercado, y algunas de ellas todavía en fase de desarrollo pero con perspectivas prometedoras. También, se expusieron las barreras y oportunidades que se han ido detectando en estos meses de estudio en el sector y se analizaron los retos de futuro. El director gerente de AAEF, Javier Loscertales, fue el encargado de moderar la mesa en la que se expusieron los casos de éxito, donde destacaron, dentro del sector forestal, el Centro de producción y logística de biomasa de Lozoyuela (Madrid) o la Red de calor con biomasa forestal de Móstoles District Heating Sl.

 

En la sesión de la tarde los asistentes pudieron participar abiertamente en dos talleres de trabajo creados específicamente para los sectores agroalimentario y forestal. Estos talleres, altamente productivos, sirvieron para que los participantes compartieran sus reflexiones sobre la utilización de la biomasa y sus expectativas de futuro y configuraran redes de apoyo y cooperación, donde emergieron los primeros grupos de interés que contarán con el apoyo del proyecto Agriforvalor para el asesoramiento en el diseño de estrategias de innovación en esta materia.

 

 

El proyecto Agriforvalor (‘Bringing added value to agriculture and forest sectors by closing the research and innovation divide’) pretende ayudar a la explotación de resultados de investigación por parte de los profesionales de los sectores agrícola y silvícola, así como al acercamiento de herramientas disponibles y nuevas ideas de modelos de negocio que existen en la actualidad para conseguir un mejor aprovechamiento de la biomasa y los residuos forestales.

Con cerca de dos millones de euros de presupuesto, la iniciativa se gestiona a través de tres nodos de innovación regionales ubicados en España (Andalucía), Hungría e Irlanda. Contempla la creación de una base de datos global con todos los posibles actores interesados y potencialmente implicados en la valorización de residuos y biomasa agrícola y forestal, acercando la experiencia de actores internacionales adscritos a este proyecto, estableciendo lazos de colaboración entre ellos y buscando nuevas oportunidades de negocio.